Colada morada, tradición gastronómica que tiende lazos inmortales

 
Cada noviembre, en Ecuador, y algunos otros países de Latinoamérica se celebra el día de los Difuntos. Una época que sirve para recuperar la memoria de nuestros antepasados pero también transmitir esas tradiciones a las nuevas generaciones con el único fin de que no mueran. Por ello, en Ecuador, preparar la tradicional colada corada tiene un significado que va más allá de los alimentos. Esta bebida espesa de color morado como su nombre lo indica que se prepara a base de frutas típicas ecuatorianas, especias, hierbas y harina de maíz morado; y que generalmente se la sirve acompañada por las famosas guaguas de pan, un pan dulce en forma de muñeca o figuras.

Ya es tradición que, desde el mes de octubre, las personas empiecen a preparar esta deliciosa bebida para alistarse a conmemorar esta fecha especial el 2 de noviembre. Por esta razón, Nathalia Mancheno Vinueza, originaria de Riobamba y participante de la última temporada de la serie Secretos de Familia del programa Orígenes de Diners Club Responsabilidad Social, presentó su receta de Colada Morada, que con su sabor y olores ha seguido con fidelidad las costumbres de sus abuelas y madres.

Con el objetivo de reunir a la familia y compartir un momento especial en torno a la mesa a través de una sabrosa receta, así como exponer los secretos que hacen de esta magnífica bebida un verdadero tesoro gastronómico lleno de sabor; a continuación, Diners Club Responsabilidad Social y su programa Orígenes, presentan el paso a paso de esta preparación ideal para replicar en la celebración del Día de los Difuntos.

Ingredientes para 40 porciones:
  • 1 taza de harina de maíz morado
  • 1 taza de moras
  • ½ taza de mortiños
  • 2 tazas de frutillas cortadas
  • 1 piña entera, con su corteza
  • 1 babaco
  • 6 ramas de canela
  • 5 clavos de olor
  • 5 granos de pimienta dulce
  • 1 anís estrellado
  • 1 rama de arrayán
  • 1 rama de cedrón
  • 1 ishpingo
  • Hierbaluisa
  • 4 barras pequeñas de panela
  • Agua necesaria
 
Preparación: 
 
Cocine la cáscara de piña con su corazón en cuatro litros de agua junto con las hierbas y parte de las especias: canela, clavo de olor, pimienta dulce, anís estrellado (excepto el ishpingo). Luego de 10 minutos de hervor, cierna y cocine en ese líquido por diez minutos más con la mitad de la panela y reserve. Aparte, cocine la mora y el mortiño con la panela en dos litros de agua hasta que dé un hervor, después licúelos, cierna la preparación y mézclela con la harina de maíz morado sin dejar grumos. Deje reposar por al menos una hora. Mientras tanto, prepare el dulce de piña y babaco. Corte en cubos pequeños las frutas y, en ollas separadas, cocínelas con azúcar o panela, canela, hierbaluisa. Pasado el tiempo de reposo, añada a la olla grande donde se empezó la preparación la mezcla de harina y el ishpingo, sin dejar de moer con una cuchara de palo hasta que espese en temperatura baja. Incorpore la piña y el babaco con un poco de jarabe de sus cocciones. Para finalizar, retire el ishpingo y agregue la frutilla picada. Sirva caliente o fría, acompañada de guaguas de pan.
Artículo Anterior Artículo Siguiente