Al menos una persona se quita la vida a diario, durante los 365 días del año, en Ecuador



Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 1% de las muertes globales son suicidios, más del 77% en 2019 tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medianos . Del mismo modo, en América Latina, la depresión afecta al 5% de la población; sin embargo, debido a la estigmatización que existe, muchas personas no reconocen la afección que los impacta, por lo tanto, no acuden a buscar tratamiento, lo que puede llevarlos a la ideación suicida. Solo en Ecuador, según el ECU 911, de enero a junio del 2022 se han registrado 258 suicidios y 438 intentos, lo que equivale a de 1 a 2 suicidios diarios en todo el país. Aún más preocupante, los intentos de suicidio duplican esta cifra.

Por esta razón, en el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, la iniciativa ´La consulta es el mejor consejo’ tiene el objetivo de hacer un llamado a la sociedad, sobre la importancia de eliminar el estigma hacia la salud mental y reconocer los factores de riesgo que pueden desencadenar en una decisión irreversible.

Es fundamental reaccionar ante los signos de alerta de la depresión o la ideación suicida, visitando regularmente especialistas que traten las afecciones mentales y emocionales, y a su vez, alentando a personas cercanas que manifiesten síntomas relacionados con la depresión a hacer lo mismo. Solo un profesional tiene la capacidad de diagnosticar, prevenir y tratar enfermedades como el trastorno depresivo con ideación suicida.

“El suicidio es una realidad que genera un irreparable daño individual y social. Gran parte de los casos están asociados a algún trastorno mental, lo que indica que la correcta intervención podría prevenir la mayoría de estas pérdidas”, menciona el Doctor Armando Camino. Gracias a los avances científicos, las personas cuentan con nuevas opciones terapéuticas, sin embargo, para acceder a estos tratamientos es indispensable ser diagnosticado oportunamente ya que estos solo se llevan a cabo de la mano de un profesional, así que estar atento de los signos de alarma para buscar ayuda es la clave para u prevención. Finalizó el profesional de la salud.

Los síntomas de una persona con ideación suicida pueden manifestarse con frecuentes ganas de llorar, desesperanza, estado de ánimo variable, negativismo, deseo de morir, pérdida del interés en las cosas que siempre disfrutó, alteraciones en el sueño y/o del apetito. Además, los signos que también pueden advertir sobre el suicidio o los pensamientos suicidas incluyen expresiones como: “No le encuentro sentido a mi vida”, “Ya no quiero seguir viviendo”, “Quisiera desaparecer”, “Me siento vacío”, “Sé que las cosas no mejoraran”. Si hay alguien que utilice estas expresiones, se recomienda sugerirle consultar a un médico profesional para obtener el tratamiento adecuado.

Los trastornos como la depresión pueden hacerse crónicos o recurrentes con el tiempo, dificultando el rendimiento personal en cualquier área de desempeño y la capacidad para afrontar la vida en general. Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave puede conducir al suicidio.


La consulta es el mejor Consejo

La depresión y los trastornos mentales relacionados suelen confundirse con situaciones momentáneas que pueden ser tratadas de manera individual, sin embargo, esta es una concepción errónea. “Diversos factores han afectado la salud mental en los últimos años, ejemplo de esto, la pandemia. Debemos saber que nadie está exento de sufrir afectaciones preocupantes en su bienestar mental, además puede ocurrir en cualquier etapa de la vida”, explica Luisa Puyol, Gerente Asuntos Médicos Janssen Ecuador. “La vergüenza y la culpa al reconocer los trastornos se debe al estigma social, sin embargo, padecerlos no es algo fuera de lo común, es consecuencia de una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales que deben ser estudiados, es por eso que la consulta es el mejor consejo”, concluye Puyol.

La depresión no siempre se devela con una apariencia de tristeza o de imposibilidad de levantarse de la cama a diario. Se manifiesta en personas que incluso siguen con sus actividades regularmente, sin embargo, la situación al interior de los afectados es opuesta. Negar o ignorar los síntomas a sí mismos por temor a ser discriminados social o laboralmente, solo escalará la afección. Para vencer los trastornos emocionales es necesario abogar por una sociedad más abierta, para que quienes creen tener esta condición se sientan tranquilos en hablarlo, reconocer los síntomas y, sobre todo, consultar con un
especialista.
Artículo Anterior Artículo Siguiente