Osteoporosis, la enfermedad que inicia con la menopausia

 


La etapa de la menopausia llega con cambios hormonales, donde todos los órganos y sistemas del cuerpo humano, especialmente el aparato cardiovascular, son afectados por la caída de los niveles de estrógeno que a su vez producen una gran descalcificación ósea y como producto de todo esto la mujer enfrenta enfermedades crónicas como la osteoporosis.

La osteoporosis tiene una prevalencia tanto en hombres como mujeres, donde los hombres tienen una frecuencia de 1 de cada 10, y en la mujer se presencia una afectación mayor de 6 de cada 10, especialmente en aquellas mujeres posmenopáusicas o con antecedentes familiares del mismo trastorno. Se estima que aproximadamente en el Ecuador una de cada tres mujeres mayores de 50 años padece
de esta enfermedad, según datos de la Sociedad Ecuatoriana de Reumatología del año 2018.

Por ello, es importante realizar chequeos frecuentes a partir de los 45 años, más aún cuando ya enfrentamos síntomas de la menopausia, pues la osteoporosis es una enfermedad asintomática. Si no se diagnostica y trata a tiempo puede provocar limitaciones funcionales, reducción de la calidad de vida e incluso aumento de la mortalidad.

El Dr. Santiago Córdova, ginecólogo y presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Ginecología y Obstetricia menciona que, cuando una persona tiene osteoporosis, independientemente de la edad, tiene más probabilidades de fracturarse, realizando actividades cotidianas, como subir escaleras, correr, levantar objetos o inclinarse hacia adelante. Los huesos más afectados son la muñeca, la cadera, la pelvis y la espalda. Sin embargo, las fracturas pueden ocurrir en cualquier hueso, provocando dolor, invalidez y pérdida de movilidad.

Según la Fundación Internacional de Osteoporosis, en Latinoamérica se estima que para el 2050 en América Latina se producirán más de 650 mil fracturas de cadera al año. Actualmente se registra un aumento del 28% en personas que sufren de esta patología y que además tienen fisuras por fragilidad.

Recomendaciones

A través de una campaña #DamasdeAcero que busca concientizar la prevención de esta patología, él Dr. Córdova, ginecólogo y obstetra, recomienda que para prevenir la osteoporosis se debe ingerir una dieta adecuada que proporcione suficiente calcio, magnesio y lo que es más importante, vitamina D ya que esta es la clave para la fijación del calcio en los huesos.

Otra recomendación es hacer actividad física durante 160 minutos. De preferencia realizar 40 minutos de ejercicio sostenido, como caminar, 4 veces a la semana. En algunos casos, también será necesario terapia hormonal de la menopausia en conjunto con una alimentación equilibrada, que aporte suficiente calcio y vitamina D, y la actividad física.

La prevención es la mejor cura, pues cuando ya se detecta la patología con menos de 2.5 de desviaciones en la densitometría ósea, es momento de aplicar un tratamiento para combatirla. Esta prueba permite medir el nivel de calcio y otros minerales en los huesos, principalmente se mide en la cadera, el fémur, la columna lumbar o la muñeca. 

Es por eso que la mejor recomendación es prevenir y tener un diagnóstico oportuno de la patología. Cuando se detecta a tiempo, es posible revertir la enfermedad y curarla.
En personas de más de 65 años, que tienen tendencia a fracturas en la cadera, la muñeca o la sección lumbar, deben tomar en cuenta su nivel hormonal y asistir a un especialista para sus revisiones.

Es importante que esta epidemia del siglo XXI, que es la osteoporosis, sea prevenida.
Pues pacientes de más de 70 u 85 años, al tener una fractura en la cadera está se vuelve letal, ya que es incapacitante y existe una mayor tendencia de complicar el cuadro con neumonía o afecciones cardiopulmonares.

Artículo Anterior Artículo Siguiente