Recomendaciones para quienes planifican un viaje de aventura


Una de las alternativas de entretenimiento que cada vez gana más popularidad entre los ecuatorianos es hacer un viaje de aventura. Este tipo de viaje involucra exploraciones, actividades que requieren de destrezas especiales, y/o la práctica de algún deporte extremo.

Para Fabricio Galeas, Gerente de Servicio Posventa de Volkswagen, “una herramienta básica para disfrutar de estas experiencias es un vehículo que se adapte a las condiciones (climáticas o de terreno) desafiantes que enfrentan los viajeros, pues con la garantía de una movilización práctica y segura, estas vivencias se vuelven incluso mejores”. 

Agrega que es importante considerar algunos factores técnicos y mecánicos del vehículo, para evitar inconvenientes durante el viaje.

Por ello, el representante de Volkswagen detalla a continuación algunas recomendaciones clave para quienes estén planificando realizar un viaje de aventura a propósito del feriado, o para cualquier fecha del año:

1. Investigar sobre las condiciones climáticas en el lugar que se visitará

El primer paso tras la definición del destino para la aventura, es revisar a qué condiciones se enfrentarán durante el viaje. 

“Es importante revisar el pronóstico del tiempo para tener una idea clara de cómo estará el clima, sea que vaya a llover, o estará soleado, si habrá neblina o si nevará”, señala el experto. 

Añade que la relevancia de esta revisión radica en que el clima juega un rol fundamental en las condiciones de las carreteras, o vías que se vayan a transitar en el vehículo. 

“No es lo mismo recorrer un camino de tierra cuando tienes un día soleado y seco, que recorrerlo mientras llueve y todo está lodoso”, indica.

2. Realizar la revisión y el mantenimiento del vehículo previo al viaje

La seguridad vial es esencial al hacer un viaje, y parte fundamental de ello es verificar que el auto esté en óptimas condiciones. 

“Previo a la aventura, si el vehículo está cerca de cumplir el kilometraje indicado para el próximo mantenimiento, es recomendable hacerle una revisión completa; y si aún está lejos del kilometraje, sugerimos igualmente que la revisión contemple, al menos, los elementos de desgaste como discos y pastillas de freno, plumas, neumáticos, alineación y balanceo, estado de amortiguadores, funcionamiento de luces, entre otras”, comenta el especialista de Volkswagen.

Para Galeas, es clave que las revisiones y mantenimientos del vehículo se realicen en un taller autorizado, que cuente con las herramientas, tecnología, y personal capacitado para determinar con precisión los problemas y fallas del auto a tiempo. En estos talleres, se podrá realizar una revisión integral, que incluirá factores como los siguientes:

Neumáticos 

Estos elementos son esenciales para el buen funcionamiento del auto, ya que permiten el agarre con el suelo. 

“Los neumáticos deben cumplir su marco de labrado, el señalado en la llanta, y si el margen es menor, se debe realizar un cambio”, explica el representante de la marca. 

En cuanto a la presión de aire, diferirá según el tipo de vehículo; sin embargo, las instrucciones particulares se encuentran en la tapa del combustible o en la cerradura del conductor, por lo cual sugiere verificar este dato para confirmar que el nivel de aire sea el adecuado.

Plumas 

“La lluvia puede bloquear la visibilidad y causar accidentes, por ello resulta fundamental que las plumas funcionen de forma adecuada, para limpiar el agua con facilidad y no dejar ningún tipo de marca o surco sobre el parabrisas” señala Galeas.

Alineación y balanceo 

El desgaste de los neumáticos debe ser uniforme, y para garantizar que esto se cumpla, es necesario balancear y alinear las llantas cada 10.000 kilómetros. 

“Esto facilitará un óptimo desempeño en agarre y estabilidad, que son aspectos fundamentales del desplazamiento de la unidad”, manifiesta el experto.

Neblineros 

La verificación del correcto funcionamiento de las neblineras es sumamente importante, especialmente para condiciones climáticas adversas (en situaciones de neblina), y en términos generales, para su uso en los recorridos que se hagan por las noches. Los neblineros ayudan a visibilizar los bordes de carretera y líneas marcadas.

Frenos 

Uno de los principales detalles que los técnicos mecánicos revisarán de los frenos, es que al momento de frenar, el pedal no presente vibraciones o golpeteo, pues esto puede ser una señal para identificar que los discos del vehículo están pandeados o torcidos, lo que tendrá como consecuencia un mal frenado y un riesgo latente para el conductor. 

“El desgaste de los frenos usualmente depende mucho de los hábitos de conducción del propietario, pero independientemente de ello, es recomendable revisar el estado de pastillas y discos, además de realizar un ABC, al menos cada 20 mil kilómetros de recorrido”, comenta el Gerente de Servicio Posventa de Volkswagen.

Sistema de suspensión

La verificación de este sistema es importante ya que favorece a la estabilidad del vehículo y evita el desgaste anormal de los neumáticos. El mal funcionamiento de la suspensión puede ser identificado cuando existe un comportamiento extraño durante las curvas o existen frenadas fuertes. También, si se escuchan golpes o ruidos al momento de pasar por baches, lo cual puede indicar un desgaste en los amortiguadores. Ningún viaje debe emprenderse sin haber revisado este aspecto previamente.

Luces 

Las luces aportan visibilidad al conductor durante la noche y brinda señales a los demás conductores sobre las futuras acciones del auto como girar o parquear. “Al revisar las luces, el técnico verificará su funcionamiento, intensidad, color y limpieza, y en el caso de que una de estos no funcione de forma correcta, recomendará su reemplazo”, señala.

3. Elegir un auto ideal para recorridos de aventura

Existen ciertas características que hacen a un vehículo más apto para ser conducido en situaciones de aventura, que generalmente implican caminos difíciles, lodo, poca visibilidad y/o lluvia:

Sistema de tracción 

El ejecutivo recomienda prestar especial atención al sistema de tracción del vehículo. El sistema 4x4 de Volkswagen, por ejemplo, es famoso a nivel mundial por ser muy confiable y brindar seguridad. 

“Básicamente consiste en un diferencial central, el cual conectado a la computadora del vehículo y sus diferentes sensores, detecta automáticamente qué llanta necesita tracción o cuál no la tiene, y realiza ajustes para que el vehículo tenga la tracción necesaria en los 4 neumáticos”, explica el ejecutivo. 

Este sistema, llamado 4Motion, permite seleccionar hasta 8 modos de conducción diferentes para adaptarse a los distintos terrenos por los que deba transitar el vehículo.

Otras características 

Es importante verificar que el vehículo cuente con los siguientes elementos: Altura suficiente del piso a la carrocería, para poder pasar obstáculos sin problema; sistema de suspensión adecuado para todo tipo de terreno; buen torque (fuerza del motor) y potencia (que se obtiene a partir del torque y las revoluciones); y tracción en las 4 ruedas, para poder circular sobre terrenos difíciles y/o resbalosos por la presencia de lodo, arena, o nieve.

Artículo Anterior Artículo Siguiente