Diez estudiantes indígenas de Loja y Bolívar son los ganadores del concurso Mishay Ñan para estudios de maestría


La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y la Fundación Cofuturo (organización de la sociedad civil, nacida bajo la tutela de UNIR) otorgaron diez becas de Excelencia Académica para que estudiantes de pueblos indígenas de Loja y Bolívar puedan acceder a maestrías universitarias con calidad europea.

El programa, denominado Mishay Ñan (que significa 'El Camino del Triunfo' en kichwa) contó con el apoyo de las Fundaciones Jatari de Loja, Sumak Kawsay de Bolívar y la Coordinadora de Medios Comunitarios Populares y Educativos del Ecuador (CORAPE).

Las becas cubren el 100% de los estudios y cada beneficiario se formará en cinco de los programas académicos ofertados por la UNIR: Educación Inclusiva e Intercultural, Negocios Digitales, Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Comunicación e Identidad Corporativa, e Intervención Social en las Sociedades del Conocimiento. Además, los becarios podrán estudiar en línea en una universidad europea sin abandonar Ecuador.

Los estudiantes que aplicaron cumplieron con estrictos requisitos basados en su historial académico durante su carrera universitaria y una carta de motivación en la que debían explicar de qué forma esta beca mejorará sus condiciones de vida y la de su comunidad.

Los diez beneficiarios de las becas son: Taira Larissa Chalán Guamán, María Tualombo Tenelema, Francisco Chacha Toapanta, Cecilia Soria Urbano, Darwin Chimbo Fernández, Beatriz Arellano Cacuango, Martha Gualán Sarango, Fabián Medina Cartuche, Myriam Narcisa Guamán Guaillas, y Manuel Quizhpe Quizhpe.

“La primera convocatoria de las becas Mishay Ñan en Loja y Bolívar ha sido exitosa. Hemos tenido más de 350 postulantes. Nuestro objetivo para este año es otorgar más becas a la Excelencia Educativa a estudiantes indígenas de todo el territorio ecuatoriano”, aclaró Ana Frontela, country manager de UNIR en Ecuador.

'Mishay Ñan', en busca de la inclusión de los pueblos indígenas al mundo académico

“Actualmente en Ecuador el 93,08% de los profesionales en Ecuador son blancos y mestizos y solo el 1,52% pertenecen a los pueblos originarios. Es por este motivo que Mishay Ñan tiene como propósito apoyar a hombres y mujeres indígenas que buscan posibilidades para ampliar su especialización y su desarrollo profesional”, explicó Nina Pacari, líder indígena y miembro del Consejo Social Asesor de la Fundación Cofuturo.

Francisco Chacha Toapanta es uno de los beneficiarios de las becas Mishay Ñan que busca su desarrollo profesional. Ha trabajado durante más de diez años como educador y su mayor motivación para estudiar la maestría en Educación Inclusiva e Intercultural en la UNIR es convertirse en uno de los mejores maestros de su comunidad del pueblo Waranka, en Bolívar.

Francisco estudió su carrera de tercer nivel en una universidad pública y por falta de recursos económicos ha ido aplazando por muchos años sus estudios de cuarto nivel. 

“Las universidades se concentran en las ciudades principales del Ecuador, además los costos de maestrías son elevados. Si no fuera por programas como Mishay Ñan, no habría podido continuar con mi formación y actualización de conocimientos, dos elementos que son clave cuando eres educador”, señaló.

Artículo Anterior Artículo Siguiente