“El Chocó Andino” El bosque de Quito que necesita nuestra protección



Cada 21 de marzo se conmemora el Día Internacional de los Bosques, fecha instaurada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2013, alentando a los países a adoptar iniciativas en el plano local, nacional e internacional para la conservación y protección de los bosques, que cubren un tercio de la superficie terrestre y juegan un papel fundamental en la vida del planeta.

En Ecuador, hay una gran extensión de bosque conocida como El Chocó Andino, un paraíso terrenal ubicado en la provincia de Pichincha, que representa el 30,31% del territorio de la provincia. Posee una mega diversidad de flora y fauna que habita estos parajes con especies emblemáticas como el oso de anteojos, tigrillos y una infinidad de insectos, anfibios y reptiles; además este bosque es de gran importancia para las poblaciones cercanas como Quito, Los Bancos y Pedro Vicente Maldonado, ya que brinda servicios ecológicos indispensables, renovando el aire que respiramos.

Gracias a su gran riqueza natural, el 25 de julio de 2018 El Chocó fue declarado como 7ª Reserva de Biósfera del país, reconocimiento que se otorga a territorios únicos, donde el desarrollo socioeconómico de las comunidades humanas tiende a una relación armónica con el entorno natural, su uso y conservación de recursos, sobre todo de la vida que convive en este entorno.

Dentro del majestuoso bosque hay 2900 hectáreas protegidas pertenecientes a la Reserva Mashpi, lugar donde a través del turismo sostenible del hotel Mashpi Lodge se realizan estudios para la conservación de especies de flora y fauna, a través de sus programas de investigación que involucra a biólogos y parabiólogo que trabajan a favor del medio ambiente para proteger este espacio único del Ecuador.

Mashpi cuenta con un experto equipo de guardabosques que cuidan este habitáculo de maravillosos ejemplares y donde se realizan varios proyectos que tienen como fin proteger la biodiversidad única del Chocó, como por ejemplo los Guardianes del Bosque, usando la tecnología para identificar amenazas externas como la minería, caza o tala de árboles y evitarlo, así como también graba los sonidos del bosque para identificar nuevas especies.

Este lugar único en el mundo es cuna de ciencia, ya que se han descubierto nuevas e impresionantes especies de plantas y animales endémicos de esta zona. En 2015 el mundo abrió los ojos a la Hyloscirtus mashpi, una nueva especie de rana identificada por primera vez en la reserva, asimismo en 2016 se descubrió a la Magnolia mashpi, un tipo de flor única de este entorno; en 2018 se reconocieron dos nuevos tipos de insectos acuáticos conocidos como Chimarrhodella choco y Wormaldia Imbriallis; en 2019 se descubrió a Lenpanthes mashpica nombre científico de un nuevo ejemplar de orquídea; en 2021 se reportaron nuevos tipos de hongos comestibles y dos novedosas especies de plantas.

Uno de los grandes descubrimientos en biodiversidad se da en el alto número de especies de murciélagos, llegando a 53 de un total de 95 especies de mamíferos. Esto ha hecho que la Reserva Mashpi sea incluida en la lista AICOM (Área de Importancia para la Conservación de Murciélagos) dada su relevancia en biodiversidad y protección de estos quirópteros. Sin embargo, aún no se conoce todos los tesoros que guarda este bosque, una razón más para protegerlo.


“Hoy en el Día Internacional de los Bosques es necesario que hagamos conciencia de la importancia que tienen estos entornos naturales para nuestra ciudad, país y el mundo. Son ecosistemas completos que abarcan una increíble cantidad de especies que conviven armoniosamente en este espacio único y que necesitan de él para subsistir. Como ciudadanos está en nuestras manos cuidar este maravilloso bosque de Quito y preservar su historia y esencia para no quitarle al mundo la posibilidad de conocer este paraíso natural”, comentó Francisco Dousdebés, Gerente de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad de Metropolitan Touring.

Metropolitan Touring trabaja a favor del bosque, no solo con las iniciativas en Mashpi sino también a través de su programa de carbono neutro que compensa las emisiones de los exploradores que visitan los diferentes hoteles y destinos de la operadora, para aumentar el número de áreas protegidas en la reserva y de esta forma continuar trabajando a favor de proteger el majestuoso e imponente bosque del Chocó Andino.
Artículo Anterior Artículo Siguiente